Polyethnikocracia, el gobierno de las multinacionales

Edificio ocupado por la cadena de comida rápida Kentucky Fried Chicken en Tokio (Japón)

Edificio ocupado por la cadena de comida rápida Kentucky Fried Chicken en Tokio (Japón)

“Lo llaman democracia y no lo es” ha sido uno de los cánticos más repetidos en las manifestaciones de los últimos años, fueran contra los recortes o los desahucios, a favor de la educación o la sanidad públicas, o en defensa de cualquier otro derecho ciudadano. Es un lema político que pretende expresar, o así lo entiendo, el desacuerdo de la ciudadanía con la forma en la que sus representantes, sus gobiernos, toman las decisiones que la atañen sin consultarla y sin tener en cuenta el interés general o mayoritario.

Las protestas llegan en forma de gritos callejeros, de movilizaciones físicas o en las encendidas redes sociales, de manifiestos digitales, de iniciativas colaborativas. Empiezan en las calles o en Internet y terminan en las urnas. Un voto, una opinión. O eso pensamos los ciudadanos y a eso llamamos democracia.

Sin embargo, detrás de esos gobiernos elegidos, más allá de los partidos políticos y sus programas electorales, hay otras entidades que parecen tener más poder; que no conocen las fronteras territoriales ni tienen que justificar las decisiones que toman (salvo frente a sus accionistas, si acaso). Son las empresas multinacionales, los grandes conglomerados empresariales, financieros y de inversión que tienen un peso global superior al PIB de muchos países económicamente desarrollados. Forman lo que podríamos llamar la polyethnikocracia, esto es, el poder de las multinacionales. Sustituye a esa antigualla, tan querida como vilipendiada, llamada democracia. En esta nueva forma de gobierno, el pueblo, nosotros, estamos excluidos. Y no, no estoy siendo catastrofista, sólo realista.

Dubai, meca de grandes fortunas petrolíferas (Emiratos Árabes)

Dubai, meca de grandes fortunas petrolíferas (Emiratos Árabes)

El TTIP

Algunos habréis oído hablar del TTIP, especialmente en los últimos días que ha sido debatida en el Parlamento Europeo la resolución sobre la postura de la UE frente a este tratado. Pese a las últimas noticias, la mayoría de la población desconoce el contenido de este acuerdo global porque las negociaciones están siendo llevadas con sigilo, huyendo de la publicidad en los medios.

Las siglas TTIP corresponden al Tratado Transatlántico para el Comercio y la Inversión entre la Unión Europea y Estados Unidos. Lleva años siendo debatido entre bambalinas y ahora ha salido a la luz, gracias, fundamentalmente, al clamor que en su contra han elevado muchas asociaciones e individuos (activistas se les suele llamar, con cierto desprecio incluso, en lugar de ciudadanos concienciados y luchadores, que es lo que son).

El (libre) acceso al mercado es el término clave que engloba todas las normativas y políticas contempladas en el Tratado, su objetivo. Por “libre acceso al mercado” debemos entender, básicamente, dos conceptos: facilitar la inversión y eliminar las trabas burocráticas a la comercialización de bienes y servicios por parte de las empresas estadounidenses y europeas. La idea que subyace es un paso más en el devenir de la ideología neoliberal: cuanta mayor sea la desregulación y menor la injerencia estatal, mejor. Para las empresas y, por ende, para los ciudadanos, convertidos, eso sí, en meros clientes, usuarios o consumidores. Hasta ahí la teoría.

Ginebra, Suiza, paraíso fiscal conocido (aunque no reconocido)

Ginebra, Suiza, paraíso fiscal conocido (aunque no reconocido)

Posibles consecuencias del Tratado

En la práctica, las políticas de desregulación contempladas abarcan ámbitos tan dispares como la agricultura, la educación, la sanidad y los suministros básicos -electricidad, agua etc.-, por ejemplo. Entran en liza cuestiones polémicas como los Organismos Genéticamente Modificados (OGM) o la privatización de servicios públicos considerados de interés general e incluidos como derechos de los ciudadanos en muchas constituciones nacionales.

Dos de los aspectos más controvertidos del TTIP, de los cuales apenas se ha informado a la opinión pública, son el ISDS (Solución de Diferencias entre el Estado y el Inversor), un “tribunal” que se sitúa más allá de las competencias nacionales, y el Consejo de Cooperación Regulatoria, ente autónomo, también supranacional, que toma decisiones vinculantes y obliga a los Estados a aplicar las normas que emanan de él. Con estas dos instituciones, el término “lobby” engorda de tal manera que pasa de ser un “grupo de presión” a ser un “grupo de obligación“.

A propósito que, según una filtración reciente de Wikileaks, se estaría preparando otro acuerdo de libre comercio entre 50 países, que tendría un alcance aún mayor que el TTIP: el TiSA (Trade in Services Agreement).

Una explicación minuciosa y pormenorizada del contenido y las consecuencias de este Tratado resulta inviable en un lugar como este blog, aparte de que mi conocimiento sobre el TTIP no es profundo. Mi intención es dejar a otros la palabra y ofrecer este pequeño espacio virtual como plataforma para que, al menos unos pocos, puedan informarse, analizar y debatir.

Aunque mi postura frente al TTIP es clara, quiero dar cabida a las dos partes, a los que están a favor y a los que luchan contra él para que, de forma libre, podáis cotejar y valorar ambos puntos de vista. El número de los segundos supera con creces el de los primeros porque, como ya he comentado, el oscurantismo ha prevalecido y desde las instituciones oficiales apenas se está publicitando e informando sobre el Tratado.

Blog contra el TTIP

Libro: “Los usurpadores: Cómo las empresas transnacionales toman el poder” (y el primer capítulo: “Los usurpadores”, Susan George.)

Susan George: Conferencia-presentación del libro “Los usurpadores…”

Página oficial de la Comisión Europea sobre el TTIP (en español).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s