Gracias por votar conservador

Gracias por votar conservador

Gracias por votar conservador (graffiti en el espacio autogestionado El Campo de la Cebada, Madrid)

Gracias, de verdad, muchas gracias a todos y todas los que habéis votado conservador, los que os habéis decidido por mantener el statu quo. Thanks, merci, danke (resumo en estos tres idiomas la multiculturalidad europea -la de los que mandan, claro- que también os está francamente agradecida).

No quiero dejar pasar la oportunidad de agradeceros vuestro voto conservador en todas las parcelas que bien merecen ser mencionadas.

Gracias por apoyar la continuidad de la depauperación de la clase media.

Gracias por votar a favor de que los pobres sigan empobreciéndose y, los ricos, enriqueciéndose.

Gracias por darle vuestro apoyo a los recortes en Sanidad y en Educación.

Gracias por apoyar las privatizaciones y el desmantelamiento del Estado del Bienestar.

Gracias por darle un nuevo empujón a la ya de por sí vital corrupción política de este país.

Gracias por seguir convirtiendo a los jóvenes españoles en emigrantes económicos.

Gracias por mantener el modelo energético basado en energías fósiles y vetar el desarrollo de las energías renovables.

Gracias por querer que España siga convirtiéndose en un resort de vacaciones para los turistas y jubilados extranjeros con más ingresos que los nacionales.

Gracias por seguir apostando por una economía en la que las siglas I+D+i no significan Investigación+Desarrollo+innovación sino Insuficiente+Desarrollo+intrínseco.

Gracias por colaborar con la “guetificación” de la sociedad a través de la disgregación entre la educación pública masificada y mal financiada (para los que no pueden pagar) y la concertada y privada (para los que sí pueden pagarla).

Gracias por reforzar el inmovilismo social interclases.

Gracias por amar a las élites por encima de todo.

Gracias por mantener intactos los dogmas de la Iglesia católica cuya apertura de miras tanto hace avanzar a cualquier sociedad.

Gracias por mantener el salario mínimo interprofesional y las pensiones mínimas en niveles de hambre.

Gracias por negaros al cambio.

Y gracias, sobre todo, por tener miedo, porque el miedo os hace débiles y es, con razón, el arma preferida de los que ostentan el poder.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s